Las pruebas de validación son un proceso de revisión que proporcionan la evidencia documentada de que los procesos, sistemas y equipos cumplen con las especificaciones y requerimientos de las normativas vigentes y organismos de regulación.